miércoles, 14 de mayo de 2014

Humberto Boccioni: Formas únicas de continuidad en el espacio


Original en yeso. 126 cm. 1913. Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de São Paulo. Fundiciones en bronce póstumas en diversos museos.

Considerado como el mejor pintor del grupo futurista y destacado teórico del arte, en torno a 1912 Boccioni traslada al campo escultórico los temas del futurismo, fundamentalmente el dinamismo, proponiendo en su Manifiesto de la Escultura acabar con la tradicional nobleza del mármol y valorar, para obtener nuevas emociones plásticas, el cartón, el hierro, el cristal, la madera, el cemento, los espejos, la luz eléctrica y así hasta una veintena de nuevos materiales, premonición de los que actualmente son los más utilizados, totalmente libres de trabas y no sujetos a ninguna norma.

Formas únicas de continuidad en el espacio muestra una figura antropomorfa, sin rostro ni detalles, que camina deprisa. La forma escultórica no se encierra en si misma sino que se desarrolla en su periferia, con lo que se produce la desaparición de la línea finita de contorno y de la estatua cerrada. Al dar al bloque plástico una fuerza centrífuga los elementos compactos se funden con su entorno y el resultado es una forma variable y orgánica que marca una dirección que parece continuará inexorablemente. Las formas se hacen cóncavas y convexas en planos entrecruzados que representan no la piel del antropoide sino los músculos en tensión al caminar y su encuentro en resistencia con el espacio.

Si queremos observar la materialización de la masa atmosférica sobre el cuerpo en movimiento tenemos que mirar las aletas de las pantorrillas; si queremos ver la deformación de la masa por la presión del aire habrá que mirar a los pectorales y a las piernas. Efectivamente para Boccioni el movimiento es igual a velocidad y ésta es tanto el objeto que se mueve como el espacio que se desplaza. Llama forma única a la forma unitaria que incluye al objeto y al espacio. Elegirá una escultura para representar este concepto precisamente por lo que de estático tiene tradicionalmente este arte. En su libro Pittura, Scultura futurista, distingue dos tipos de movimiento: el movimiento absoluto, propio del objeto que se desplaza de A a B; y el movimiento relativo, la transformación que sufre el objeto al moverse en relación a un entorno móvil o inmóvil. El dinamismo es la acción simultanea del absoluto y del relativo y supone la inclusión en el propio objeto de los elementos de los cuerpos exteriores. Este dinamismo es tanto al interior como al exterior del objeto (transcendentalismo metafísico).

Boccioni es el único escultor de este movimiento. Muchos de los futuristas evolucionarán hacia el surrealismo. Hay que reconocerle, no obstante, ser el inventor de la forma aerodinámica típica de la morfología e iconografía contemporáneas.







Relacionado: Dinamismo muscular (1913)




No hay comentarios:

Publicar un comentario